lunes, 24 de noviembre de 2014

Testimonio personal sobre la "incurvación congénita de pene ventral"



Hace poco recibí un mail de un chico afectado de la patología de la incurvación congénita de pene ventral y después de intercambiar unos cuantos e-mails creí oportuno cederle este espacio para proporcionar su experiencia personal sobre este problema a otros jóvenes que como él sufren esta patología durante la primera y segunda década de edad. Aunque es un problema que está presente desde el nacimiento, se hace presente en la etapa de la adolescencia provocando problemas tanto funcionales como estéticos. Además de los complejos que puede llegar a provocar y afectar así la autoestima del varón.


Agradecer de antemano a este joven colaborador su testimonio que como bien me dijo “es un problema que está presente, pero hay mucha gente que lo sufre en silencio y me gustaría aportar un granito de arena a ello”. Sin más aquí os dejo su aportación:

En primer lugar quiero mostrarle mi enorme agradecimiento a Elena Jorquera, sin ella no hubiese sido posible ello. Gracias por darme la oportunidad de poder realizar una colaboración contigo en la creación de un post y por tu amabilidad y profesionalidad. Tener la posibilidad de colaborar contigo, para mi es de agradecer absolutamente y tener en cuenta. Espero hacerlo de la mejor forma posible. Es muy gratificante el poder ayudar a los demás así que espero que esta aportación sirva como una pequeña ayuda y muestra de apoyo absoluto y de ánimo. Gracias por brindarte a colaborar en ello.

Descripción de la patología
El problema de la Incurvación Congénita de pene es debida a la desproporción de los cuerpos cavernosos del pene, que se produce durante el nacimiento, siendo uno de ellos más largo que el otro y causa que el pene se curve en erección (apareciendo durante las primeras erecciones el problema, en la pubertad-adolescencia), y suelen ser casos de tipo ventral (hacia abajo), aunque también existe (lateral y ventro-lateral izquierda, más frecuente, y ventro-lateral derecha, menos frecuente).

La solución es únicamente quirúrgica para la corrección. No tiene nada que ver con la fimosis; pero en la cirugía en la mayoría de casos, se realiza la incisión mediante circuncisión para que el resultado sea lo más estético posible (según publicaciones médicas). 



                        
Vivencia personal:
Soy un chico de 27 años. En las primeras erecciones veía que mi pene en erección se curvaba hacia abajo, tomaba una forma igual a la de un plátano, y pensaba que era absolutamente normal (después supe que ello era la patología de Incurvación Congénita de Pene ventral). A esto debo añadir que a los 4 años mis padres junto con el pediatra decidieron operarme de fimosis.

En la etapa de la adolescencia mi complejo creció cuando en el vestuario algunos compañeros de clase me miraban sorprendidos y comentaban unos con otros "mira le falta un trozo de piel",  me veía raro y diferente y lo pasé bastante mal. Ya no solo me avergonzaba la curvatura de mi pene, sino también que me faltara un trozo de piel.

Pasados los meses comencé a pensar en que la vergüenza sería mayor al conocer una chica y tener relaciones, circuncidado y con el pene con una curvatura severa en erección, era una cosa que lo llevaba en absoluta soledad y silencio y sabía que eso ya no era normal en cuanto a la curvatura.

Encontrarme a diario la vivencia de levantarme de la cama, ir a hacer pis con el pene erecto y verlo que apuntaba hacia el suelo, mi comienzo del día, ya era horrible. Empezaron mis cambios de humor, mi malestar conmigo mismo, mi vergüenza, no podía hablar de temas sexuales porque siempre me venía el mismo pensamiento, pensaba que tenía que vivir así toda la vida y que se iban a reír de mi.
 
Entonces empecé a buscar información, quería tener la mayor documentación posible verídica en cuanto al problema, intentar conocer todo sobre ello,  y así fue,  poco a poco iba recibiendo información, cada vez mejor y con más datos, e incluso hablé con chicos afectados de este problema y gracias a todo esto, fue cuando se me fue abriendo un poco el camino, y supe que la solución era únicamente quirúrgica. Era la única solución para conseguir ser completamente feliz y quitarme el complejo.

Existen varias opciones quirúrgicas y con ello algunas consecuencias como son la pérdida de longitud de pene, notarse a la palpación los puntos internos que colocan para que el pene quede recto en la corrección, la vía de incisión tiene que ser mediante circuncisión y máxime en los casos ventrales.

Pues bien, encontré que existe una técnica de corrección que no es mediante incisión por circuncisión, pero claro, el resultado estético no es el mismo que con circuncisión. En mi caso, realizarían lo mismo que si fuera a un chico con prepucio, pero a mí únicamente me harían la incisión de circuncisión, por el mismo sitio que me la hicieron de pequeñito cuando me operaron de fimosis. De todos modos a todos, ya tengan o no fimosis, que les hacen la incisión mediante circuncisión en la cirugía de incurvación congénita de pene (lo hacen así porque en estudios se dice que el resultado estético es mejor así), el aspecto del pene queda como si únicamente le hubiesen hecho la circuncisión.


¿Cómo afronté mis primeras relaciones sexuales?
Llegó el momento que conocí a una chica; al poco tiempo le comenté mi situación, lo que padecía y fríamente me contestó pues opérate. Al poco tiempo lo dejamos, pero no precisamente por este tema. La relación sexual con mi problema es muy difícil. Hay muchos grados de curvatura y el mío es bastante severo.

Mi solución:
Al estar años llevando esta situación yo solo, sin ayuda de nadie, y teniendo la información cada vez más detallada, los ánimos de los chicos, los cuales tenía contacto, le comenté mi problema a mis padres, diciéndome ellos que porqué no se lo había dicho antes, y me dijeron que desde pequeñito ellos sabían que mi pene era más bien "grandecillo" y que el problema era por eso, que no me preocupara, pero yo sabía que no era así. Me hicieron levantarme un día y pedir cita para consultar al médico mi problema, y así fue.

Señalar que para los casos de incurvación congénita de pene, solicitan que el paciente acuda a la consulta con fotografías del pene en erección para valorarlas (de frente, de lado y tomada desde arriba).  Llegó el día de la cita y me atendió una chica, sí, me armé de valor y le expliqué todo con pelos y señales; como ya sabía, la solución es quirúrgica, me lo explicó todo y ya lo tengo todo pensado. Actualmente existe una técnica novedosa de rotación de cuerpos cavernosos que minimiza muchísimo el posible acortamiento del pene tras la cirugía y no se notan los puntos internos a la palpación, pero sí que la incisión es mediante circuncisión.

Ahora me encuentro animado y con fuerzas para afrontarlo; la cirugía me da mucho miedo, pero hay que hacerlo, hay que armarse de valor y "tirar pa´ alante"; no se puede estar así toda la vida, hay que ser valiente. Yo mismo veo que he salido del "hoyo" donde me había metido, y me siento bien por ello, creo que he podido hacerlo, me ha costado muchísimo, soy un chico muy sensible y me cuesta mucho expresarme y demostrar los sentimientos, pero veo que voy a conseguirlo.

Desde aquí, quiero dar todo mi apoyo a todo el que sufra de este problema y circunstancialmente, (padres, madres, familiares de personas afectadas), o que conozcan a alguien que lo padezca. Sinceramente, os mando todo mi apoyo, que sepáis que tiene solución, que al principio es un problema que cuesta mucho contarlo, da mucha vergüenza, pero hay que echar un paso adelante y saber que hay que solucionarlo, para en primer lugar, estar bien con uno mismo y poder abrirse a los demás y relacionarse. Es importante ponerle la solución a este problema que tanto nos afecta.

Gracias por la lectura y espero aportar un poquito de ayuda para las personas que necesiten información de alguien afectado por este problema.

2 comentarios:

  1. Hola
    Me encantaria poder hablar contigo de una manera mas personal, creo que me puedes ayudar.
    lauradacosttal@gmail.com
    espero tu respuesta
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, enhorabuena por el artículo. Ya que es un tema del que apenas se habla y poco se sabe. Yo me acabo de informar más. Pero lo cierto es que parece tabú. Los hombres no son muy partidarios de comentar este tipo de problemas, o situaciones particulares. Son mucho más retraídos que las mujeres en este sentido.
    Y efectivamente, ahora que parece que el tamaño si que importa, y mucho para algunos, esta patología no se menciona a pesar de que pueda no llevar una vida sexual plena y satisfactoria.
    De nuevo gracias por compartir.
    Carla Mila
    http://www.carlamila.es

    ResponderEliminar